Asumir.

Plaza Cataluña, lugar básico en mi vida…no sabía dónde estaba. No sabía cómo volver a casa.

Desorientación, miedo a mirar a las personas que paseaban, apretar el bolso contra mí.

Tener relaciones sexuales y desmayarme, ese mareo constante.

Síntomas primerizos.

Esconderme en casa, estar totalmente tumbada, dormir en un ataúd en una habitación cárcel. Llamarle cueva.

Dejar de trabajar, dejar de quedar, dejar de sentir y perder la cabeza.

11 años tratándome con muchas medicinas. Perder más vida de la que ya te robaron, que la agorafobia se adueñe de ti.

Superar agorafobia, adicciones y enfermedad. Media vida trash.

Volver a empezar; estudiar, tener una relación…con efectos secundarios.

Conseguir estar tres años más o menos bien.

Estar a punto de volver a trabajar.

-Depresión dijo la psiquiatra.

-Depresión mixta dijo otro.

-Eres bipolar.

-No eres bipolar.

Pierdo la cabeza, quiero desaparecer y el querer y hacer me lleva con billete directo al hospital.

Tengo dos informes y estoy archivada en todos los sistemas sanitarios.

Los informes dicen que no tengo ninguna enfermedad mental, tengo traumas. Me han quitado la medicación. No empezaban así.

Llevo 11 años etiquetada, creyendo los diagnósticos. Ahora estoy muy confundida.

Ha sido demasiado tiempo.

Me llamo Anna, es lo único que sé seguro, aunque tampoco me importa demasiado.

Escritos en el Centro de Internamiento AM

Autor: Anna Gómez Llanos

Editora, comunicadora periodística, lectora voraz y una apasionada de la escritura.